arquitectos tecnicos Madrid

La destacada tarea de los arquitectos técnicos Madrid

arquitectos tecnicos Madrid

En referencia a los arquitectos técnicos Madrid se puede decir que son aquellas personas que disponen de una preparación para servir de apoyo al experto en diseño y construcción. Estos especialistas existen desde épocas antiguas; los cuales han logrando mantenerse a través del tiempo, debido al servicio que prestan en el levantamiento de edificaciones con calidad e innovación.

Así mismo, cerca de 1935 surge un decreto con carácter obligatorio en Europa, en donde se establece la presencia de estos técnicos en las obras proyectadas en grandes espacios. Luego se da paso a esta especialización en el sistema universitario para ser titulados en ingenieros de edificación. Debido a esto, la mayoría de las compañías dedicadas a la construcción cuentan con tales trabajadores.

En cuanto al marco legal, rigen sus actividades normalmente a través de Ley de Ordenamiento en Edificación, Código Técnico de la Edificación, Ley de Atribuciones Profesionales de los Arquitectos Técnicos e Ingenieros Técnicos, además incluyen algunos aspectos de la Ley de Regulación Hipotecaria. De modo que se convierten en recurso humano ideal para desarrollar tareas aplicando métodos tradicionales e innovadores.

Sin embargo, la subordinación al arquitecto es indispensable, pues este le supervisa toda la labor para lograr el alcance de cada objetivo. Generando de este modo, la confianza en el mercado arquitectónico.

¿Por qué contratar arquitectos técnicos?  

La tarea de conseguirlos no es fácil, sobre todo si se desea la perfección, el detalle, la durabilidad, aunque casi toda empresa que se destaque en edificar inmuebles dispone de los identificados, por sus altos niveles de conocimiento en cuanto a medidas, dibujos a escalas y los conocimientos elementales de cortes realizados en piedras y molduras llevadas a mínimas expresiones con gran precisión, etc.

En reiteradas oportunidades, el éxito se debe, al conjunto de varios profesionales, como los arquitectos, topógrafos, ingenieros, entre otros, formando parte desde el inicio hasta la culminación del plan. Garantizando de esta forma el logro sin contratiempos del proyecto.

En pocas palabras, es cierto que el arquitecto guía y es el que toma las decisiones más importantes, pero sin estos técnicos, los resultados estarían en riesgo, ya que sus funciones resultan de en muchos casos imprescindibles.

Arquitectos técnicos Madrid: inspección técnica de edificios

La inspección técnica de edificios (ITE) es una regulación que exige a los propietarios someter a las construcciones de más de 50 años a un control periódico, con objeto de garantizar su condición general de habitabilidad. Este reconocimiento es visual y permite conocer el nivel de conservación del inmueble, independiente del uso que recibe (doméstico, comercial o industrial), determinando las insuficiencias existentes. Así se acometen oportunamente las reparaciones que procedan, evitando riesgos a sus habitantes y la obligatoriedad de actuar con medidas más complejas y caras en el futuro.

Las áreas de revisión incluyen:

  • Seguridad estructural: resistencia de cimientos, soportes, vigas, columnas y cualquier otro que impacte la estabilidad.
  • Estado de las fachadas y paredes medianeras.
  • Condición de escalones y barandillas de las escaleras, ascensores, chimeneas, falsos techos, cornisas, acabados y otros elementos potencialmente peligrosos.
  • Calidad de estanco o imposibilidad de acceso del agua de lluvia al terreno o a las bases de la estructura. En un mismo orden de ideas tenemos la impermeabilización de paredes y techos.
  • Funcionamiento y conservación de las redes eléctricas y sistemas de tuberías de aguas blancas y negras. Las cuales no pueden tener fugas.
  • Señalización adecuada, en los edificios, de las salidas y zonas de escape en caso de emergencia.
  • Todo componente que pudiera afectar la integridad, higiene u ornato.

Según los resultados encontrados, tipo de deficiencias y su gravedad, la condición global del lugar podría ser apta o no, dependiendo de no haberse hallado tachas o las que hubiere sean leves, graves o extremas. Si hay riesgos para la gente el inspector está obligado a notificarlo de inmediato a dueños e inquilinos y también al ayuntamiento municipal donde se ubica la construcción.

En resumen, una investigación es propicia cuando la instalación analizada garantiza la seguridad de habitantes y transeúntes y que no se atente contra la higiene pública y el aspecto externo; es decir, que la fachada proyecte una imagen cónsona con la urbanización.