Consejos para mantener tus neumáticos en buen estado

Algo tan sencillo como la revisión de nuestros neumáticos es un hábito que, principalmente con anterioridad a un viaje largo, deberíamos realizar con frecuencia. Sin embargo, solemos dedicar nuestro tiempo a preparar todo tipo de detalles que nos permitan disfrutar de nuestras vacaciones y no reparamos en lo fundamental: nuestra seguridad.

En 2011, se realizó un estudio tomando un total de 2.181 vehículos. Se observó que el 34% de los mismos presentaban una profundidad en el dibujo de los neumáticos incorrecta, así como que el 49% de los vehículos circulaba con una presión incorrecta.

Para este tiempo en el que nos encontramos, un periodo de viajes y de pasar largas horas con la compañía de nuestro vehículo, te comentamos aquellos aspectos que tienes que tener en cuenta a la hora de revisar tus neumáticos:

Comprobar la presión

La presión incorrecta de las ruedas de tu vehículo, así como el exceso de peso, algo habitual en los viajes vacacionales, alteran de forma importante las reacciones del coche ante una curva o una frenada de emergencia, aumentando el tiempo de maniobra.

Por este motivo, es aconsejable comprobar la presión de los neumáticos al menos una vez al mes, sobre todo cuando haya cambios de temperatura. Para ello, debes seguir las indicaciones del fabricante de tu vehículo, que se suelen encontrar en el interior de la puerta de acceso al tanque de gasolina, en la puerta del conductor, en el manual del vehículo o, a veces, en el compartimento del motor.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta: el neumático siempre debe revisarse cuando está frío. Esto significa que no deberás haber recorrido más de 3 a 5 kilómetros en las dos horas antes de medir la presión.
No obstante, si has excedido esta distancia y tienes que tomar la presión con los neumáticos aún calientes, deberías añadir 0.3 bares a la presión indicada (1 bar = alrededor de 1kg/cm2). Ten en cuenta que, en caliente, nunca debes reducir la presión por debajo de la recomendada.

De todos modos, te recomendamos que en este caso vuelvas a controlar la presión cuando los neumáticos estén fríos.

La banda de rodadura

Los desgastes irregulares y excesivos, así como las deformaciones, pueden originar peligrosos pinchazos y reventones.

Para evitarlo, observa que no haya roturas o deformaciones, así como objetos clavados o «bordillazos», ya que es importante para evitar averías en con los neumáticos.

También debes vigilar que no haya desgastes irregulares, de forma escalonada o en una parte más que en otra. En ese caso, es aconsejable llevar el vehículo al taller para prevenir una alineación indebida del vehículo. Oferta online.

Consejos para viajar al caribe

A continuación os dejamos algunos consejos para viajar al caribe:

Clima: Es lo primordial teniendo en cuenta que una y otra vez, duante el veranos, los telediarios nos bombardean con los continuos huracanes que azotan todas las islas caribeñas. Tened en cuenta que allí el verano no es la temporada alta. Allí, ésta comienza a partir de octubre.

La temporada de huracanes es de julio a octubre, aunque las lluvias comienzan ya a partir de mayo. Por contra las temperaturas más altas son las que van de noviembre a enero.

No obstante, las temperaturas suelen oscilar entre los 25 y los 30º.

Compañías aéreas y agencias: Cuidado al elegir una compañía aérea u otra, y mirad bien las garantías que os dan. Es importante que sean compañías de vuelos frecuentes y que no tengan demasiadas escalas. Un retraso puede trastocar bastante tus planes, sobre todo, cuando el viaje incluya un crucero. Por eso es importantre también conocer las garantías que cubre la agencia con la que contrataste el viaje. Entre las agencias hay ya varias que trabajan con las principales compañías cruceristas del mundo, pero por ejemplo, Logitravel suele tener buenas ofertas y mucha variedad. También Muchoviaje ofrece buenos precios. De todos modos, cualquiera de las ocnocidas, sea Rumbo, EDreams o Lastminute suelen sacar ofertas con frecuencia.

Documentación de entrada: En la mayoría de los destinos caribeños basta con el pasaporte. De todos modos, si vas a viajar a alguno en concreto que sea menos conocido, no está de más nunca preguntar si hace falta visado. No obstante, a lo largo de siguientes posts iremos hablando de la documentación necesaria para cada lugar en concreto.

Electricidad: Practicamente todos tienen una corriente de 110 y 120 voltios y enchufes de conectores planos.

Zonas horarias: Las diferencias horarias suelen estar entre las 5 y las 7 horas, dependiendo del huso horario al que os dirijáis y de la temporada que sea. Por ejemplo, en verano, la diferencia horaria entre España y la zona de la Riviera Maya es de 7 horas, al menos, hasta que aquí vuelve a cambiarse la misma. O sea, cuando en España son las 22 h., en Cancún son las 15 h.

Propinas: En primer lugar debéis mirar si va incluida en la cuenta o no. En caso de que no lo esté, calculad que lo normal es dejar una propina de entre un 10 y un 15% de la factura.

Conducir en el Caribe: Por regla general, pensad que las islas y lugares que han estado vinculados de un modo u otro a Inglaterra, se conduce por la izquierda, mientras que en las que dependieron de Francia y Holanda, por la derecha. En algunas islas, además, es necesario tener un permiso local de conducción que se pueden tramitar en las mismas agencias de alquiler de vehículos.
alquiler de apartamentos de vacaciones.

Consejos para ahorrar electricidad en el hogar

Con estas facilísimas acciones podemos ahorrar electricidad en el día a día lo que se traducirá en una reducción de nuestra factura eléctrica así como de las emisiones de CO2 asociadas a nuestro estilo de vida.

A continuación os dejamos algunos consejos:

No encender  aparatos eléctricos si no los necesitas en ese momento.
Evita los «consumos fantasma», para ello es recomendable instalar regletas con interruptores que nos permitan desconectar de la red los electrodomésticos. Algunos electrodomésticos en “stand-by”, especialmente la tele, el ordenador, equipos de música, etc. continuarán consumiendo energía.
Usa bombillas de bajo consumo, aunque son más caras duran mucho más y consumen mucha menos energía.
Cierra la llave del gas por la noche y cuando salgas de vacaciones.
Elije siempre electrodomésticos de bajo consumo (clase A o superior) y adecuados a tus necesidades, al final saldrán mas baratos.
Mantén la parte trasera de tu frigorífico limpia y ventilada ya que de lo contrario aumentará su consumo hasta en un 15 %
No abras la puerta del frigorífico más de lo necesario ya que unos segundos bastarán para perder buena parte del frio acumulado.
No metas comidas calientes en el frigorífico. Espera a que se hayan enfriado para hacerlo.
Regula la temperatura de la nevera según las instrucciones del fabricante. Un grado centígrado de reducción de la temperatura supone un 5% de aumento en el consumo.
Si se forma escarcha en el congelador, descongélalo cuando alcance de 5 a 7 mm. de espesor. Los frigoríficos nofrost evitan la formación de hielo mediante una corriente de aire por lo que son muy recomendables desde el punto de vista energético.
Cuando necesites descongelar alimentos puedes sacarlos del congelador y meterlos en el frigorífico, de esta manera conseguirás ahorrar energía.
Utiliza el lavavajillas a plena carga y en los programas económicos.
Enjuaga los platos con agua fría antes de meterlos en el lavavajillas.
Lavar los platos a mano con agua caliente puede resultar hasta un 60% más caro que hacerlo con un lavavajillas moderno a plena carga.
Para cocinar debemos usar recipientes cuyo fondo sea mayor que el fuego y tapar siempre las cacerolas: ahorraremos hasta un 20% de energía.
Bajar la temperatura o apagar la placa antes de terminar de cocer los alimentos.
Descongelar los alimentos dentro del propio frigorífico nos evitará el consumo del horno o microondas para dicha labor.
Cocinando con olla exprés consumiremos la mitad de energía.
Cada vez que abrimos la puerta del horno se pierde aproximadamente el 20% del calor.
Las cocinas de inducción son más eficientes que las vitrocerámicas.

Consejos para un baño seguro

A continuación os dejamos algunos consejos para tener un baño feliz y seguro.

1. CONOCER LA ZONA DONDE SE BAÑA.

La profundidad y temperatura del agua, sus fondos, las mareas, corrientes la contaminación, etc, En espacios naturales informarse previamente.

2. No Bañarse Solo.

Si no sabes nadar, no te bañes solo y nunca te alejes de la costa. Si sabes nadar no te arriesgue nada siempre paralelo a la costa.

3. Mojarte antes de entrar al agua.

Acostumbrar el cuerpo a la temperatura del agua es un proceso lento y progresivo, poco a poco.

Si sientes mucho frió sal del agua inmediatamente.

4. Respeta las horas de digestión

Evita las comidas abundantes antes del baño, pasadas 2-3 horas entra al agua de forma progresiva, poco a poco.

5. Vigilar de cerca a los pequeños.

No conocen el peligro, precisan muy poca agua para ahogarse y son responsabilidad de los adultos.

6. Si ves a alguien en peligro pide ayuda

Avisar a Guardavidas no ahí nadie mejor preparado que el, no realices el rescate sin pensar , analiza los medios y las posibilidades antes de actuar. Siempre es mejor un ahogado que dos.

7. Si estas en peligro conserva la calma.

Pide ayuda y confía que te van a ayudar. Si estas relajado y con aire puedes flotar.

8. Respeta las normas y peticiones de los Guardavidas.

En la piscina: no empujar, no saltar a la piscina si fijarse si ahí alguien sumergido, no correr por el borde respetar las normas de higiene y el reglamento interno de la piscina.

En la playa: Bañarse siempre en zonas vigiladas por especialistas, observar las banderas ( ROJO:» Playa Cerrada», AMARILLO: » Precaución», VERDE: » Mar Calmo») no te alejes de la costa ni a nado ni en colchonetas, nadar paralelo a la costa, no sumergirse en fondos desconocidos, controlas los corrientes y mareas, tener cuidado con lobos, redes y algas. Cumplir las normas de higiene y los reglamentos de la playa.

Otros consejos

Evitar exposición prolongada al sol y procurar cubrir la cabeza
Prevenir la deshidratación, beber abundante agua.
No lavar perros o otro animales domésticos en zonas de baño ya que pueden suponer un riesgo para la salud publica.
Preservar el medio ambiente es una responsabilidad colectiva : participar activamente.
Evita tirar colillas de cigarrillos o hacer fogatas.
Utilizar los contenedores de basura .