Distribuidora de licor Bogotá: ¿brandy o cognac?

 

distribuidora de licor BogotáEn materia de bebidas alcohólicas hay mucho de qué hablar, debido a la gran diversidad de opciones existentes, cada una mejor que la anterior y todas disponibles para la venta en una distribuidora de licor Bogotá. Solo por citar un ejemplo, alguna vez se ha preguntado, ¿cuál es el distingo entre brandy y cognac?

Brandy es el aguardiente con una graduación alcohólica de 36 a 40% en volumen, obtenido al destilar los licores de uva no aptos para el consumo. Estos reciben el nombre de “vinos de quema”, en holandés brandewjin. Eran elaborados en España y exportados a Holanda, su principal cliente histórico y por eso se les denominaba “holandas”.

Las holandas al igual que la mayoría de los aguardientes, salen claras o trasparentes del alambique. Al envejecerlas durante cierto tiempo en un barril de madera de roble se oxidan, tornándose de ese color dorado tan hermoso que recordamos y adquiriendo el aroma y sabor que le identifica.

En Inglaterra se hicieron amantes de esta bebida, pero dándole preferencia a la ya madurada o añejada. También la designaron de la manera en que aún se conoce hoy y que resulta ser un apócope de brandewjin. Definitivamente se trata de un trago internacional.

Pero, ¿y el cognac?

El brandy se produce en muchos lugares alrededor del mundo aunque, en general, la referencia es al de Jerez, municipio español que controla el mercado en la actualidad. Si se utilizan uvas de la región de Cognac en Francia para fabricarlo, entonces se le da este calificativo. Es decir, la diferencia la establece exclusivamente la zona de origen del producto francés.

La divergencia entre ambos licores está en el período de añejamiento y el material de las barricas que se hayan usado. No es sencillo decidir cuál de ellos es superior o más fino, porque todo depende del gusto y del paladar del que hace el brindis.

En lo que todos coinciden es que una ración de buen brandy o cognac, comprado en su distribuidora de licor predilecta, junto a una taza de café, después de la cena o como medio calefactor en una noche fría, es lo mejor para experimentar un momento exquisito que le hará evocar otras maravillosas experiencias vividas.

Deja un comentario