Curso negociación: ventajas para empresarios

curso negociación - formación seguridad alimentariaGeneralmente, aquellos que optan por un curso negociación son abogados o consultores de algún tipo; pero, aunque parecen evidentes las razones por las que un empresario debería aprovechar esta oportunidad, resulta que muchos de ellos delegan esta responsabilidad en otros profesionales sin tener en cuenta las ventajas que pueden aprovechar al poseer tales conocimientos.

Por experiencia, sabemos que la mejor forma de enfrentar un problema es negociando las condiciones exigidas por el contrario. Sin embargo, esto no solo se trata de ofrecer una oferta y esperar que la otra parte la acepte, es mucho más.

De hecho, se requiere un curso para comprender las diversas técnicas que pueden emplearse según la ocasión, entender cómo influye nuestro lenguaje corporal para usarlo asertivamente, hasta el color que elegimos para vestirnos forma parte de los detalles que todo negociador experto controla para influir en la decisión de su contraparte.

Este aprendizaje no solo es provechoso ante una negociación, sino que ayuda al empresario a mejorar sus estrategias de comunicación con su equipo de trabajo, logrando dominar lo que para muchos constituye el mayor obstáculo para el éxito empresarial.

Prevención de conflictos

No en todos los casos, la negociación se enfocará en pactar ofertas convenientes o tomar una determinada decisión; habrá ocasiones en las que se presentarán conflictos en la empresa, tanto desde el punto de vista interno como externo; en estos casos es fundamental el dominio de las habilidades negociadoras y serán más útiles si logramos aplicarlas como medio preventivo.

Así por ejemplo, el dueño de un restaurante sabe que si no invierte en formación seguridad alimentaria para sus empleados, eventualmente puede enfrentarse a denuncias por el mal estado de los alimentos. Pero si fuese más precavido, sabría que, además, le conviene conocer las diferentes técnicas y estrategias de negociación para salir triunfante de este tipo de conflictos.

Lo mismo ocurre si lo trasladamos al ámbito de los accidentes de trabajo u otro tipo de demandas laborales, todas ellas pueden ser resueltas de manera eficaz, rápida y económica, si antes sabemos dirigir el rumbo del conflicto hacia un fin amistoso.

Esto no quiere decir que vayamos a prescindir de los abogados, puesto que necesitaremos asesoramiento en todo el procedimiento; pero, antes de que ellos participen será el jefe quien tenga el primer contacto con la denuncia de su trabajador y, en dicha fase, será muy provechoso saber persuadirle para que esté presto a aceptar la propuesta que presenten los juristas.

El logro de estos resultados y el disfrute de las ventajas económicas, productivas y emocionales que ellos traen consigo, solo son percibidos por aquellos que han adquirido y aplicado sabiamente sus habilidades como negociadores. Pertenecer a este grupo, debería ser la meta de todo empresario.

Deja una respuesta